lunes, 26 de diciembre de 2016

La otra cara del amor


Hay que cuidar, hay que sentir la pasión de ese cuidado. De los cuerpos; que como la poesía busca el sentimiento oculto en la palabra. Refugiarse, dejarse absorber por la orilla que recrea el silencio, por ese místico peligro que invadía mi juventud y lo plasmaba en personas que no quería amar. 
Resulta extraño mirar las fotografías de una época que probablemente, acabó antes de que se dijese esa última palabra. Palabra que quedó tan clavada como el alfiler que mi hermana hundía en el borde del molde de costura. Juego ansioso derredor del papel, círculos, formas que terminarían en un traje. Quién lo vestiría… Recuerdo que mientras trabajaba comenzaba a indagar con esa voz tan solemne que penetraba en el oído. Sus ojos, faros de luz, alumbraban el camino hasta mis pies. Ella gritaba,  su niño lloraba y esa acción silenciosa no llegaba nunca. Yo quería partir hacia la carta que faltaba en la baraja que mezclaba nuestro padre en sus manos y arrojarme al mágico puente para dejarme  llevar por la posibilidad de enamorarme.  Me sanaba la conciencia el no saber  si ese amor me rompería el corazón. Me quería ir. Desaparecer como la carta de la baraja, huir de esa vampírica sombra de mi casa, pero me retenían.




Una noche que el arrepentimiento subía hasta el poste que ahogaba las olas de mi saliva, llegamos al acuerdo de ser eso que necesitábamos “hermanas e hijas”. Hijas de una madre que posiblemente lloraba allí donde se encontraba y hermanas porque ya no había nada que ocultarnos ni que preguntar; ya no había nada contaminado o enfermo  entre el sí y el no. Éramos una familia y había que aprender a cuidarse mutuamente. Había que buscar en cada rincón de la casa esa nota musical para no abandonar el sueño que prometía el espacio, había que sonreír sin obligación. El silencio ya no podía pretender la falta de comunicación,  no podía pretender que tomáramos la raíz del problema y la plantáramos en medio de la sala para regarla cuando otro alud tocara fondo en vez de buscar  la solución.

Hay que cuidarse; eso nos enseñaron y hoy las palabras en ceremonia viven en libertad.   

                                        Publicado en el libro Relatos y prosas en el año 2015

viernes, 23 de diciembre de 2016

No todo es escribir

Hoy les traigo un libro que me gustó mucho y quiero recomendarlo. 


Titulo: Lo que dicen tus ojos
Autora: Florencia Bonelli
Paginas: 264 en PDF



SINOPSIS


Una apasionada historia de amor capaz de traspasar fronteras, sobrevivir a los conflictos políticos y romper con las convenciones sociales.

Argentina, 1961. Francesca, una joven inteligente, culta y de una belleza extraordinaria, siempre ha trabajado duro para labrarse un buen futuro y evitar convertirse en una sirvienta como su madre. No obstante, apenas iniciada una brillante carrera como periodista, sufre un desengaño amoroso que pone en peligro todo aquello por lo que tanto se ha esforzado. El hombre que le ha roto el corazón es Aldo, el hijo de los señores de la casa donde trabaja su madre. La ha abandonado después de que su familia descubriera su idilio.

Francesca sabe que sólo el tiempo y la distancia podrán curar sus heridas, y por eso acepta un puesto en la embajada de su país en Ginebra. Esta será la primera parada en una gran aventura que la llevará al otro lado del mundo, a los palacios más deslumbrantes de Arabia, donde encontrará una segunda oportunidad para ser feliz.

  

OPINIÓN

Para mi tiene un diez desde el comienzo al final. Te atrapa desde el principio y Francesca la protagonista te sabe llevar por su vida haciéndote sentir el dolor del rechazo del primer amor. Tras este rechazo y con la ayuda de su padrino consigue trabajo en la embajada de Ginebra y con el tiempo va a trabajar a Arabia, allí conoce a Kamal Al-Saud y se enamora perdidamente de él. Kamal un hombre mucho mayor que ella cae a sus pies atraído por la belleza de Francesca y Juntos descubren el verdadero y único amor.
En fin una novela que envuelve en toda su extensión. También te enseña sobre oriente medio y sus costumbres tan distintas a la Argentina de los años 60 donde Francesca nació.
Leerlo no tiene desperdicio, todo parece tan real que sentirás que te sucede a ti.

sábado, 17 de diciembre de 2016

Disfraces





“No hace nada pero lo hace mal, recordó”




“Los años pasan, voy a llegar tarde”
Alejandra Pizarnik




Hay gente que  mira, con los ojos llenos de objetos que no entiendo.  Sus miradas parecen pájaros disfrazados de decepción. Saben cómo mirar, cómo acabar con el duro borde que  separa el  bien del mal.  Saben encontrar el misterio de mi rostro y tocar ahí, donde más duele. Saben que dejo caer mi cabeza contra el suelo de lo inesperado, que el vértigo me da miedo  y que sus bocas son pozos gigantes que absorben ese tiempo que acelera mis pasos,  ayudándome a  huir por qué no sé lo que sucederá a continuación. Y lo único que sé, es que he salido de los brazos de la muerte y ahora, me siento distinta: aprendí a escuchar la música del silencio, a reconocer los ojos de un poeta, a ver los míos en el espejo, a  detener los años, a no llegar tarde y a llevar los recuerdos en el bolsillo. También aprendí,  que ese deseo atento de la palabra tiene que luchar para ser escuchado, cuando grito: ¡Estoy bien, vivo! y que al final… siempre cae la lágrima que hace justicia. 

Publicado en el libro Relatos y prosas en el año 2015

viernes, 16 de diciembre de 2016

Cómo escribir poesía - El primer pensamiento

El primer pensamiento


Escribir no es una tarea fácil pero si gratificante. Muchas  veces para que venga el primer pensamiento es cuestión de estar frente al papel un buen rato, esto se puede llamar bloqueo literario, pero de esto hablaremos más adelante.
Ahora vamos a hablar de la poesía y el pensamiento. La poesía y el pensamiento son dos estados diferentes, el pensamiento es la idea bruta, por decirlo de alguna manera y la poesía es ese pensamiento pero lo debemos perfilar y pulir para llegar a nuestro propósito. Es dichoso aquel que ha podido experimentar este fenómeno de escribir a la primera el poema final. Es que la poesía y el pensamiento dividen al hombre en dos mitades: “el filósofo y el poeta”. Esto quiere decir que en poesía hallamos al hombre concreto, individual y en filosofía lo hallamos en su historia universal, en su querer ser. La poesía en un don, un encuentro. En cambio la filosofía, busca, es un requerimiento guiado por un método. Eso dicen por ahí, pero bueno dejemos esto a los filósofos y centrémonos en el pensamiento.
Las historias son infinitas como las gotas de agua en el mar, pero hay que centrarse en una. Cortázar decía que las historias lo elegían a él y no él a ellas. Recuerda llevar siempre un bolígrafo y una libreta en el bolsillo, cualquier situación o imagen puede ser el hilo para comenzar a escribir, puede ser, el primer pensamiento. Abre tus ojos de escritor, afina el oído, aprende a escuchar a las musas y no busques, encuentra. Una sola palabra que germine del pensamiento o de tu mente, será más que suficiente para que nazca un verso o un relato.

¿Cómo empezar?


Leyendo, leyendo mucho. Yo leo mucho y distintos tipos de géneros y artículos que versan sobre lo que me apasiona, que es la escritura. Desde hace algunos años aprendí que hay que leer en voz alta y eso es lo que te recomiendo a ti querido amigo, que leas en voz alta. Leyendo en voz alta se desarrolla el oído y es muy importante a la hora de escribir ya que se percibe con mayor claridad, la sonoridad y el ritmo de las palabras. Lee en voz alta a los clásicos o a tus poetas favoritos, ya que si lees en silencio o en voz baja, apenas reconocerás el ritmo, la rima, las cacofonías, la música que las palabras tienen para ofrecerte en su juego silábico. Lee mucho en voz alta y podrás algún día no necesitarlo más que de vez en cuando, porque ya habrás logrado reconocer la perfección del verso, su sonido real dentro de ti. No tengas miedo y no pienses que te estás contaminando con la lectura de otros poetas, pensar eso es un error muy grave. El miedo al plagio ciega a la hora de superarte y crecer. Así que ya sabes, un buen poeta es ante todo un buen lector.
Cómo empezar: Leyendo ¡recuérdalo!  y mucho. Busca en tu interior o en el mundo que te rodea esa imagen perfecta para comenzar. Trata de buscar esa chispa que puede nacer de un fragmento de un verso. Déjate llevar por la idea, por el pensamiento, por tus sentidos. Que la emoción fluya hacia el poema. Escribe rápido para captar todo lo que se aglomera en tu cabeza y luego busca las conexiones y los enlaces para formar las frases, los versos, el relato, la historia. Se creativo y piensa qué quieres lograr con lo que has escrito.
En resumen: Para escribir primero lee, que nada se interponga entre el libro y tú. Luego deja que brote el sentimiento y escribe libremente y sin censuras. Guarda lo escrito por un tiempo y cuando lo creas oportuno léelo, reescribí, pule el texto y quita lo que no es necesario, agrega lo que creas convenientes, no uses los adjetivos de manera abusiva, solo ponlos si son necesario, sino quítalos. Cuando se corrige también se tacha, se borronea. Se sugerente no expliques demasiado deja que el lector descubra el sentimiento que te impulsó a escribir.   
Un ejercicio para cuando no sabes que escribir, porque, siempre hay que escribir, aunque sea un verso, escribir es un hábito de vida, una disciplina.
Toma una hoja y traza una línea vertical dividiendo la hoja en dos. De un lado escribe 10 palabras, las primeras que se te vengan a la cabeza. Ahora toma el diccionario de tu biblioteca y ábrelo sin mirar en cualquier página y señala con el dedo una palabra al azar, así 10 veces. Una vez escritas las 20 palabras enlázalas y trata de encontrar la metáfora, forma frases con cierta coherencia.
Por Ejemplo: 
Manos   cielo
Alma    ruido
Mis manos tocan el cielo / cuando el ruido del alma / cae sobre el papel.     


SUERTE EN ESTA AVENTURA. BUCEA EN TU UNIVERSO Y POR SOBRE TODO CONFÍA EN TI Y PONTE A ESCRIBIR.

lunes, 5 de diciembre de 2016

Algo sobre mí

Hola queridos amigos  soy poeta, escritora, amante de las letras y escribir para mi es una necesidad más que un oficio. Las palabras me persiguen y cuando quiero darme cuenta he caigo en las redes de la escritura y algo tiene que nacer: un verso, un relato, un cuento.


Yo empecé a escribir a los doce años cuando comencé a estudiar guitarra, estudiaba desde los 10 años teoría y solfeo pero a los doce el sonido de la guitarra me hipnotizaba y llegué a la conclusión que lo mío era escribir. Escribía pequeños versos por aquí y por allí. Hasta que una profesora me dijo: “porque no escribes todo junto en una libreta, así lo tendrás todo en un solo lugar, es una cuestión de habito”. Y así hice y llegado el día de hoy; tengo y llevo conmigo siempre una libreta y un bolígrafo. 

Si bien me di cuenta que a los 12 años que me gustaba escribir. No fue hasta que vine a vivir a España que tuve contacto con escritores y gente que tenía la misma afición  que yo. Así creamos un grupo literario virtual GLPI y empecé a relacionarme con escritores de todo el mundo, a intercambiar  ideas, a buscar el estilo, a reescribir los poemas y relatos que había escritos años atrás. Hice cursos de poesía, relato, novela, cuento, de redacción y estilo.

Y déjame decir que para ser escritor hay que ser lector, pero hay que leer mucho y escribir mucho y por sobre todo confiar en ti. Escribe poniendo en alerta el sentimiento, moviéndolos no mostrándolos. La poesía es como un instrumento mediante el cual podemos ver, tocar, oír;  nos hace sentir la felicidad, no la explica. Lo mismo pasa en un relato hay que mostrar el nerviosismo del personaje, no sirve decir que está nervioso, hay que buscar la imagen por ejemplo “el golpeteo del pie de Néstor retumbaba en toda la sala, haciendo que todos lo miraran”.

En resumen, hay que profundizar la escena, sino ajustamos las palabras no tenemos poesía. Un poema es una imagen condensada, no hay que decirlo todo, hay que sugerir no explicar y en el relato al sentimiento hay que mostrarlo no decirlo, siempre en los dos casos hay que buscar esa flecha certera que da en el blanco.


  confía en ti y ponte a escribir




lunes, 21 de noviembre de 2016

NUBE QUEBRADIZA



Tal vez,
aprender a vivir o a convivir con las ramas
quebradizas que brotan de tus ojos,
sería lo justo.

Tal vez,
escuchar el gemido invariable del  tren
arrasando a las sombras, sería la señal necesaria
para despertar la mente y escribir nuestra historia.

Tal vez, 
trazar un cerco  entre tu imagen y la mía,
sería la manera de que el amor tome  la distancia
que a veces necesita.

Tal vez,
bastaría una palabra para que saliera al aire
ese óvalo envejecido del  “yo”, para poder ahogarse
en la voluntad de otro.

Tal vez,
nada sea tan importante
como la nube que absorbe el cielo.  

Espejos convexos y otros poemas Versión Kindle



Espejos convexos y otros poemas es el resultado de una recopilación de poemas. Ellos han participado en distintas antologías poéticas, compartido sentimientos con diferentes lenguas. Espejos convexos y otros poemas es el arte de abrazar, amar, morir y volver a nacer. Es el placer, el valor que me da el sueño para poder volar. Es esa línea que cruzó cada vez que escribo para que puedan ver más de mí.

Disponible en  Amazon




III Certamen de Microrrelatos “Javier Tomeo”




III Certamen de Microrrelatos “Javier Tomeo”
Con el fin de promover la creatividad literaria y abordar la reflexión sobre el compromiso de la literatura con la realidad social, la Asociación Literaria Poiesis y Compromiso y Cultura convocan el III Certamen de Microrrelatos “Javier Tomeo” que se regirá por las siguientes
BASES:
1º Podrán participar en el concurso todos aquellos autores que presenten sus obras en lengua castellana. Las obras deberán ser inéditas y originales, no deben haber sido premiadas anteriormente ni hallarse pendientes de fallo en otros concursos o premios. 2º: El tema será libre. Los trabajos se presentarán exclusivamente a través de correo electrónico y serán remitidos a la siguiente dirección: asociacionpoiesis@gmail.com. Cada autor puede como máximo presentar un texto al mes. Cada texto deberá ser remitido en un correo electrónico individual en el que se hará constar en el “Asunto” la leyenda III Certamen de Microrrelatos “Javier Tomeo”. El microrrelato deberá figurar en el cuerpo del mensaje, y al pie de éste se hará constar nombre y dos apellidos, DNI, dirección electrónica y teléfono del participante. Los menores de 18 años deberán acompañar copia escaneada del DNI.
3º: Las obras tendrán una extensión máxima de 350 palabras, incluido el título.
4º: La recepción de los trabajos comenzará a partir de la publicación de las siguientes Bases. El plazo de admisión de trabajos finalizará el día 2 de mayo de 2017. El jurado estará compuesto por escritores de reconocido prestigio. El fallo del jurado será inapelable y se hará público el día 16 de mayo de 2017 mediante las redes sociales y a través de correo electrónico.
5º: Se valorará la creatividad, la originalidad, la calidad literaria y el contenido del relato, ajustado al objetivo de esta convocatoria. Los organizadores del certamen se reservan el derecho a rechazar aquellos textos que atenten contra la protección de la infancia, la intimidad y el honor de terceros o induzcan, inciten o promuevan cualquier tipo de actuación delictiva, denigratoria y/o violenta en cualquiera de sus formas. También serán rechazadas las obras que presenten faltas de ortografía. 6º: El III Certamen de Microrrelatos “Javier Tomeo” tendrá, en esta edición, cuatro modalidades: A- Modalidad General: autores mayores de edad. B- Modalidad Juvenil: autores nacidos entre 1999 y 2004. C- Modalidad Infantil: autores nacidos en 2005 y años siguientes. D- Modalidad Comarcal: autores mayores de edad y nacidos o residentes en la Comarca del Bajo Aragón Histórico (comarcas administrativas de Bajo Aragón, Matarraña, Maestrazgo, Bajo Aragón-Caspe, Andorra-Sierra de Arcos, Bajo Martín, Cuencas Mineras).
7º: De entre todos los microrrelatos presentados se seleccionarán, cada mes, los dos mejores en cada categoría, que serán publicados en Compromiso y Cultura. El Jurado seleccionará, entre los finalistas, un ganador por cada categoría, cuyos premios serán:
Primer premio Categoría General: 150 euros en metálico y diploma.
Primer premio Categoría Juvenil: 75 euros en metálico y diploma.
Primer premio Categoría Infantil: 75 euros en metálico y diploma. Primer premio Categoría Comarcal: 75 euros en metálico y diploma.
(Los premios en metálico estarán sujetos a la retención impositiva que señale la ley).
8º: La entrega de los premios tendrá lugar el sábado 3 de junio de 2017 a las 20hs. en el Teatro Municipal de Alcañiz, (Teruel) coincidiendo con la celebración del Ciclo Poesía y Música organizado por la Asociación Literaria Poiesis.

9º La participación en este concurso implica la íntegra aceptación de las presentes Bases.

lunes, 3 de octubre de 2016

martes, 27 de septiembre de 2016

El Tren de Abril en versión Kindle



El tren de abril es una manera de ver la vida en verso. A través de un viaje imaginario donde van cayendo los recuerdos y los pensamientos se detienen en un sueño donde la última estación es el silencio que una relación deja cuando se termina.

https://www.amazon.es/dp/B01LYY7B7L


El tren de abril Versión Kindle



viernes, 22 de abril de 2016

RESERVA



Cuando los poros de la tarde
cicatrizan la herida 
y el tren abandona su marcha
en las yemas del paisaje,
escribo.

Patinan palabras por el camino
que anduvieron tus manos,
toman mi cuerpo, 
haciendo de él un segmento roto,
inerte,
que solamente vive
cuando lo amas tú.

El cielo se reserva su brisa
y extraño el soplo de tu sed en la almohada.
Sueño,
te encuentro en los acantilados del deseo
y te veo jugar con la cortina del delirio
que resguarda mi vientre
de esas noches que no estás.
No estás, 
y se escapan las caricias de mis manos.
El viento las lleva,
viajeras besan las ramas que conducen
a esa noche en la que duermes
lejos de mi boca.

Mi voz viaja
en el ojo de una estrella y el cielo
la funde en tu almohada.
Me acerco a tus sueños,
regalándome la gloria de tus días,
la reconquista de ese ángel rebelde


que se aferra al pasado.
Y así, 
creeré que por lo menos hoy,

nuestros sueños dormirán juntos. 


                                                             Publicada en, el tren de abril, año 2014.

jueves, 21 de abril de 2016

miércoles, 20 de abril de 2016

Relatos y Prosas

Este libro es la recopilación de los relatos y prosas que las distintas revistas literaria que he participado. Se puede comprar en el siguiente enlace:  https://www.amazon.es/Relatos-Y-Prosas-Graciela-Gir%C3%A1ldez/dp/1326199501/ref=sr_1_3?ie=UTF8&qid=1461052244&sr=8-3&keywords=Giraldez.com

El tren de Abril


Se puede compra en este enlace: https://www.amazon.es/El-Tren-Abril-Graciela-Giraldez/dp/1291770194/ref=sr_1_1?ie=UTF8&qid=1461052244&sr=8-1&keywords=Giraldez.com

El tren de abril es una manera de ver la vida. Un punto de la realidad, una distancia para analizar los momentos de silencios. Es la vida en sus distintas etapas. En el tren de abril van cayendo los recuerdos y se detienen los pensamientos, se confunde el alma entre el ruido del tren, el mal tiempo que sopla afuera y la indiferencia que a veces nos provoca el sentirnos descuidados. Vamos soñando con ese futuro que se nos hace inalcanzable pero al final, esta tan cerca como la última estación del tren.

martes, 19 de abril de 2016

EL TREN DE ABRIL



La niebla acurrucada en los caminos
deja paso al eco circular de una luz
que se hunde en el soplo fugitivo  de tu boca.

Esa luz, bucea por  mi cuerpo y descubre
los rincones donde se esconden
los hechizos gobernantes del amor.
 
Se transforma en aliento,
se conjuga en diferentes tiempos
y acorta la distancia de tus manos y mi cuerpo.

Desentierra  de mi margen
la costumbre de extrañarte y observa
como se abren camino las caricia entre sueños. 

Como tu perfume entra
en mi espacio y vigila a  las sábanas
de su despertar del vacío,

mientras los sentidos se aglomeran
en el extremo del día que nace,

congelando al silencio.

                                                    Publicada en, el tren de abril, año 2014.

Retrato en el espejo





A mi madre

No sabía cómo peinarse. Tomaba el cepillo y con la mirada absorta custodiaba las flexibles puntas que emanaban de la carcasa. Lo pasaba por el cabello de arriba a bajo,  una y otra vez, hacia un moño,  se miraba por un perfil luego del otro, después de frente.
No sabía cómo… el azul de sus ojos navegaba en la esperanza de verse  en ese cristal,  que le devolvía un  rostro muy lejano a ella. Un espejo crítico le sugería  que se soltara el cabello y al momento, volvía a cepillarlo con rabia una y otra vez para dejarlo suelto, lacio. Giraba la cabeza sobre los hombros buscando el lado perfecto que no  hallaba y entonces, metía sus manos huesudas entre los cabellos, gritaba tomando un puñado de  pelo para arrancarlo de raíz. Yo, con la serenidad del tiempo le tomaba la mano para deshacer el enfado y buscar una sonrisa que brotara de algún lugar de su mente.
Ella no sabía…  y mientras la sal descuidada de la súplica escarbaba las mejillas haciendo temblar sus labios, yo  elegía una flor perdida que parpadeaba en un rincón del cajón de la mesita. Se la abroché del lado izquierdo, como a ella le gustaba y siempre repetía –¡pónmela del lado izquierdo!- Y fue sólo entonces cuando ese espejo, le  devolvió una imagen fresca. Un sol curioso entraba por la ventana y enrojecía el olvido de por qué… se peinaba esa mañana. Reía y temblaba, como una adolescente preparada para su primera cita.
A ella que nada se le escapaba, veía como el espejo huía  de su mirada, haciendo círculos en el horizonte y  la llevaba lejos. La llevaba a una velada y desde su sueño buscó un vestido para la ocasión. Se miró  en el espejo y éste gritó con desagrado a la imagen delgada que se reflejaba – dónde esta tu resplandor cuando más lo necesitas, quién te lo ha quitado-  Dudaba de esa figura que desconocía y entonces otra vez yo, la sacaba de delante del espejo.
El perfume  rodeaba la silla de ruedas,  era su último retoque (el perfume) y la acompañé hasta el coche para cruzar la ciudad del  brazo de la mañana. Al llegar al hospital el médico la esperaba, de blanco, como esa memoria que por momentos la abandonaba y la sumergía en algo… que era incapaz de controlar.

       Graciela Giráldez, del libro relatos y prosas año 2015


domingo, 3 de abril de 2016

VIVIR LA SEMANA SANTA


La semana santa son esos días donde no importa tanto el trabajo sino el anhelo de hacerlo juntos, son días importantes en nuestra vida. Días en donde nuestras manos son una y elevan a la virgen al cielo. Por el mes de febrero empiezan a sonar nuestros tambores y bombos para que el toque sea perfecto, para que ese dolor que sintió María bendiga nuestros pasos en procesión. Cada día nos inunda una ilusión, ¡tal vez distinta!, pero desde el momento que vestimos a la virgen, hasta que se guarda el último enser, hacemos como un juramento interno, en silencio  y toda la cofradía brega, por un bien común.
Este año nos toca preparar la semana santa, representar al pueblo de Calanda en la ruta del tambor y del bombo y eso, nos une aún más. No importa el idioma que se hable, nos hermana un lazo tan fuerte como la FE, y así, nos vamos apoyando en escala descendente: las mayores a las medianas, las medianas a las pequeñas; las madres a las hijas, las tías a las sobrinas en confraternización para mejorar el toque entre risas y charlas. No falta nunca los momentos de tensión que como en toda familia se solucionan con la convivencia de nuestros ensayos tratando de transmitir  siempre nuestro fin determinado que es la adoración a la virgen.
Preparar la semana santa no es tarea fácil. No hicieron falta muchas llamadas para que nuestro si comprometido se uniera en hermandad.  ― ¿Este año somos protagonistas?: Sí ― y esperamos con mucha alegría subir al Nazareno al calvario y bajar el Cristo acompañado por nuestros tambores y bombos y por el pueblo entero. Esperamos también el pregón de María Jesús Aguilar, ese primer bombazo que dará Ana Luengo al romper la hora, el estar todas juntas alrededor del gigante bombo que el ayuntamiento coloca en la plaza mayor y hacer de ese sonido el latido de nuestro corazón.
Cómo vive la semana santa  nuestra cofradía “La dolorosa”, con sentimiento místico por nuestro amor a la virgen, con entusiasmo al sentir nuestros tambores y bombos, con alegría al ver a las niñas pequeñas coger los palillos del tambor  y pegar golpes al unísono. Con el esfuerzo y la voluntad que cada integrante de nuestra banda de tambores y bombos pone al asistir a cada ensayo. Con ilusión y esperanza cuando las costaleras se miden para encontrar su sitio bajo la peana  y con la devoción y el amor que mueve a cada cofrade de la dolorosa, todos los años en cada procesión y en cada momento de la semana santa.

Graciela Giráldez- Marzo 2016

ARENAS DEL INFIERNO

Abro el libro de las páginas mudas. Escenario que acoge el despertar de un tiempo que calla en el reloj de arena. Gira la muerte abriéndose camino entre la vida, susurrando la condena que desdibuja mis pasos en la tierra. Finge la sonrisa y a su espalda el silencio pasea del brazo del diablo. Grita Lucifer su frase favorita:
- ¡¡Cielo completo, no hay lugar para nadie, jajaja!! Su risa maquiavélica cala mis huesos y el libro se cierra. La sentencia está escrita: 
-¿Pero por qué yo tengo que ir al infierno? Grité, pregunté, reclamé  desesperadamente.
El silencio cubre el cuarto y tiembla el escenario; mientras el tiempo muerde la arena que endurece sobre mi cuerpo. El reloj espera con el cristal roto una lágrima del cielo y mis ojos hechos sal entre sombras  se anidan en el techo.
-¿Dónde está Dios?  Pregunté. Y parece ser; que se asoció con el diablo en el último momento.
No hay más, el infierno espera, el libro cae y yo… aparezco en sus páginas.

Graciela Giráldez, del libro relatos y prosas año 2015

sábado, 2 de abril de 2016

REVISTA BROTES DIGITAL Nº 33

Aquí comparto otra tirada de la revista Brotes donde se ha 

publicado mi relato "La otra cara del amor". Pincha aquí 

para acceder a la revista



miércoles, 3 de febrero de 2016

GIRO EN ESPIRAL


Por la ventana  pasa la montaña
y viene el mar,
como pasa el día y llega la noche,
como pasa sorda la cabeza de la nieve
y tras su manto blanco
se va.


Así,
por la ventana
pasan ante nuestros ojos
las múltiples moradas de este viaje,
donde dejamos retales de nuestra vida:
colgados en los árboles,
recostados en el bosque,
ocultos en el viento.

Por la ventana  buscamos
el sueño que vive 
bajo la piel del fuego,
giramos en espiral,
nos dejamos abrasar,
golpear el rostro.

Nos dejamos seducir
por esa llamarada que nos reencuentra
con una boca desnuda,
urgente,
que nada entre la locura y la razón
cuando quema el ácido que cae
desde aquel recuerdo,
nos transforma en ironía,
no existen las palabras,
solo señales,
revelando el obstinado escaparate

de nuestra historia.

Publicada en, el tren de abril, año 2014.