martes, 31 de marzo de 2009

ANTE TI




Hoy me presento ante ti
descubriendo todos mis deseos,
dispuesta a cruzar el mágico puente,
que une tu boca con mis besos.


Quiero despertar el sentimiento.
Quemarnos en el fuego
que tu alma esconde,
y saborear el deseo
que el amor propone.

Graciela Giráldez


SILENCIO

Que silencio hay en la noche,
Pareciera que el mundo,
Se detuviera en el tiempo.

Creo escuchar tu voz a lo lejos,
Pero solo es mi imaginación,
Que traer tu recuerdo.

Que silencio hay en esta noche larga,
Que se alarga por tu ausencia,
Eras el consejo sabio y la palabra de aliento,
Que animaba a andar por caminos desiertos.

Todos los rincones recuerdan tus pasos,
Y también ellos creen verte pasar cantando,
Pero es solo el recuerdo insistente,
Que en ellos también estas presente.

Que silencio en esta noche,
Quiero dormir y no puedo,
En mi mente suena sin cesar,
La dulce nana que solías cantar.

¡Duerme mi niña, duerme,
Que yo velare tu sueño,
Y dos angelitos vienen,
A llevarte con Morfeo!.

Que lejos estas y hoy te recuerdo,
Le pido a Dios por ti y que calle este silencio,
Que mañana otra vez nacerá el día,
Y como queriendo escapar...

Llegara nuevamente la noche,
Y veré que en casa no estas.
Porque no puedo evitar recordarte.
Te extraño tanto… Mamá.

Graciela Giráldez

Del poemario “Dulce primavera”


CAMINAR CONTIGO




Caminar contigo por los verdes prados,
Contemplar tu risa bajo un cielo estrellado,
Dar gracias a Dios por tenerte a mi lado,
Respirar tu aire besarte en los labios.


Sentirme libre para expresar el deseo,
Brindarte mi vida en un solo te quiero,
Compartir las mañanas amaneceres contigo,
Sentir que eres mío y que no te obligo.


Esperar el mañana un futuro muy cierto.
Que nos encuentre juntos el próximo invierno.
Envejecer sin prisas reírnos con ganas.
Manejar el tiempo y ser dueños del alba.

Graciela Giráldez

EL FINAL DEL CAMINO



Camino entre las hojas húmedas por el roció. Y por más que lo intento no te puedo olvidar. Obsesión que tiene a mi corazón atrapado en el dulce recuerdo de tu amor.

Voy por un camino que no tiene retorno y caigo en un vacío infinito. El sol se apaga en el hueco de mis manos y la nostalgia se va apoderando de mí.

Camino entre las hojas húmedas y me envuelve el frío del invierno. Ya no hay nadie a la vera del camino y esta obsesión que tengo se clava en el pecho al ver que ya no estas conmigo.

Graciela Giráldez

Del poemario “Acuarela de pensamientos”