sábado, 28 de enero de 2017

Reflexiones 1

1º  No daríamos la vuelta si hubiéramos encontrado lo que buscábamos. 

2º Sonríe a la noche y has de esa sonrisa tu libertad. 


3º Salió para ese lugar donde se sentía segura, su habitación.

4º Te voy a odiar porque me lo dijo esa voz que por veces suena en mi cabeza y es más fuerte que mis propios pensamientos.

5º Y por qué no rendirse a esa secuencia de imágenes que el espejo delata o envía cuando estamos frente de él.

6º  Un sorbo de té tras otro va abriendo la mente y a veces hasta el alma.

7º Los sueños son infieles, tienen heridas que cicatrizan en un mundo remoto.

8º En qué te conviertes al cambiar el rumbo. Hay vuelta atrás después de elegir el  cambio, o solo cambia tus pies el frente y tu corazón gira como una brújula que no define el lugar donde ir.

9º En qué te conviertes al convertir tus sueños en fantasías y tu voz en palabras de papel.

10º Montañas que juegan a subir y bajar, luego se duermen en el horizonte dejando su recuerdo en mis pies.

                                                       Graciela Giráldez, Enero 2017


El tren de abril


Descárgalo gratis desde su editorial:

http://www.lulu.com/shop/graciela-gir%C3%A1ldez/el-tren-de-abril/ebook/product-21914735.html 

Y si lo quieres en papel desde la editorial:

http://www.lulu.com/shop/graciela-gir%C3%A1ldez/el-tren-de-abril/paperback/product-22478782.html

y también en Amazon en papel:

https://www.amazon.es/El-Tren-Abril-Graciela-Giraldez/dp/1291770194/ref=sr_1_1?s=books&ie=UTF8&qid=1449674436&sr=1-1&keywords=graciela+giraldez

y en versión Kindle:

https://www.amazon.es/dp/B01LYY7B7L

y si quieres leerlo on-line visita el enlace:

https://issuu.com/gracielagiraldezperez/docs/el_tren_de_abril_-_issuu

domingo, 22 de enero de 2017

El alimento de la división




La carne duda en la decisión de partir.
Decisión difícil, decisión que se alimenta
de otras decisiones.



 
Cómo poner el pie en el suelo
y saltar hacia la cama del abismo. 
Tal vez sea tarde o quizá temprano
para empezar una nueva vida.
Pero… ¿qué pasará conmigo?

El silencio se seca sobre la piel la noche
y el lenguaje del miedo
devora tu mano que se acerca y aleja
según el desvarío del destino.




Tomar la decisión, partir
 será… como cuando la lluvia ahoga el fuego
y sólo queda la leña fisurada

en los delirios de la hoguera.


Graciela Giráldez, Divisiones año 2017

sábado, 14 de enero de 2017

El bloque literario

El bloqueo literario o el famoso miedo a la hoja en blanco desaparecen con el tiempo. Cuando nos sentamos a escribir, hay que procurar no poner un listón muy alto, tampoco al ras del suelo, pero es mejor guardarlo en un cajón con llave. Si tus expectativas a la hora de escribir no son muy altas no existe el bloqueo literario.

Piensa en los niños cuando juegan con su juguete favorito y su mundo a medida. Si el niño se deja llevar por el juego, existe juego, verdad? Pues algo así pasa con la escritura. Te sientas a escribir y te dejas llevar por la historia, te diviertes con ella y te olvidas del listón y de esas expectativas que te pusiste en su momento, si hay escritura por lo tanto no hay bloqueo. Tienes que faltarle el respeto a la escritura y al cuaderno en el que escribas, escribe por el reverso de una hoja usada, en papeles que vayas a tirar a la basura. Recuerda que escribir es un hábito y aparte es lo que te gusta.

Todo escritor tiene dos personajes que cohabitan en su interior uno es el creador y el orto es el crítico literario. Cuando nuestro crítico literario sale a la luz se produce el bloqueo, por eso hay que guardarlo bajo llave y disfrutar de la escritura. Estos dos personajes no sólo se molestan sino que también se necesitan.  Cuándo se molestan, pues está muy claro, a la hora de escribir, de crear. Cuándo se necesitan, a la hora de corregir y valorar lo escrito.

Una pregunta que surge ante un bloqueo es:
 ―¿Cuándo escribo, ahora o más tarde?

Hay que escribir a una hora concreta y no estar pensando en otra cosa. Como dice mi profesor de yoga: “hay que respirar profundo, relajarse y concentrarse en el ejercicio” en este caso la escritura.

Una vez me preguntaron cómo resolvía  yo, el tema del bloque literario. Y contesté: “yo no le doy mucha importancia al bloqueo literario. No se diferencia de otros bloqueos creativos, hay que escribir dejándose llevar por la historia, el sentimiento, etc.”
A nuestro jefe, que es el crítico literario que llevamos dentro no lo podemos engañar pero tampoco nos dejemos avasallar  por él y su doctrina. Hay escritores que ante un bloque literario de días y días han llegado a enfermar. De eso habla Stephen King en su novela “El resplandor” el protagonista enloquece en un hotel al que acudió a escribir su novela.

Resumiendo:
Cuando veas a la escritura como un placer al que tienes derecho, que debes atender empezaras a escribir más y mejor.

Debes evitar fantasear con grandes sueños, acuérdate del listón que no esté muy alto.
Debes escribir por el placer de escribir y no pensar en el producto acabado sino en su elaboración. El secreto de la creación es tener bien separados los conceptos de proceso y producto.

Y por último es recomendable que nos preocupemos exclusivamente de lo que estamos escribiendo. Se necesita tiempo, disciplina y autoconfianza. Y esto último se aprende hay que planificar la escritura  ya sea de un poema o de un relato. Lo importante no es publicar la novela o el poema, sino escribirlo.

Un ejercicio para el desbloqueo. Este ejercicio es el más frecuente entre los escritores. Se hacer una lista de lo que te gusta y lo que no te gusta.

Ejemplo:

Me gusta ver caer la nieve cuando estoy en casa al calor de la chimenea.

Me gusta saborear el té con una buena lectura.

No me gusta salir cuando nieva.

No me gusta el ruido que hace la puerta de la iglesia cuando entro a misa.


SUERTE EN ESTA AVENTURA. BUCEA EN TU UNIVERSO Y POR SOBRE TODO CONFÍA EN TI Y ESCRIBE.

   

jueves, 12 de enero de 2017

Espejos Convexos


Poema 21






Dos bocas incansables se buscan
y se abren al suspiro del beso.
Al  final los sueños,
no murieron en la espera.


Publicado en Espejos convexos y otros poemas en 2016

jueves, 5 de enero de 2017

NO TAN CERCA



No tan cerca;
primero despréndete de ese viento que ata tu cintura
y luego admite que mis ojos son la ráfaga
que da vértigo a tu cuerpo.

Entonces, seré quien resquebraje
las raíces que se acumulan en los escombros
de aquellas vírgenes que tienen tus manos 
amarradas a los tobillos de la locura.

No tan cerca;
deja que corra el aire entre la lluvia
y la bóveda de ese amor supurado
que se fuga de lo probable.

Que más tarde, sólo más tarde,
buscaré ese borde del día
donde se pierde la luz
y comenzaré a amarte

                                                          Publicada en, el tren de abril, año 2014.

lunes, 2 de enero de 2017

Cómo escribir Poesía . El proceso creativo


¿Alguna vez te has preguntado por qué quieres escribir?

En lo personal, porque quiero vivir lo que no puedo protagonizar. A parte me hace feliz y transforma mi vida; me ayuda a darme cuenta de lo que pienso y siento.

En el proceso creativo todo puede ser ficción literaria. Hay quien crea una atmósfera motivadora con música o sahumerios, hay quien solo necesita el silencio o también que haya  gente, necesita el ruido de una cafetería o de una estación de tren. La  cuestión es escribir y donde te inspires es indiferente.
Lo primero es desinhibir el  pensamiento, piensa que la materia prima del escritor es el lenguaje, la realidad que nos rodea y estos dos puntos son comunes a todos los individuos. Luego esta nuestro mundo interior.

Disponerte a escribir implica bucear en dos mundos, como te dije antes: el exterior y el interior. Crear significa: romper las resistencias y los miedos. Aunque lo primero que escribas  te parezca trivial, pobre. Escríbelo. Capta el motivo, lo que hay en tu interior o lo que vez en el exterior. Cuando escribas una historia de algo que sucedió de verdad has algunos cambios, que no tengan mucha importancia, cámbiale el color de pelo, ponle una cicatriz en la cara, no sé lo que tú veas te resultara más fácil manejar los personajes.

Escribir un poema, un relato, un cuento es placentero, gratificante. Y lo es más, cuando vas descubriendo la armonía de ese enlace en las palabras al pronunciarlas en voz alta. Así que recuerda lo que te vengo diciendo en las entradas anteriores lee en voz alta.
Crear es un estado de investigación y descubrimiento continuo, tienes que proponértelo con anterioridad y ser consciente de ello. Lo esencial es:

-          Prestar atención y registrar (de ahí que siempre digo que lleves una libreta y un bolígrafo contigo) debes de escribir todo lo que ves, todo lo que sientes, ser flexible, no caer en imágenes gastadas y en la censura durante el proceso creativo.
-          Tener un objetivo, una meta, es decir: debido a nuestras ocupaciones cotidianas, no vemos nunca el tiempo para sentarnos a escribir o a leer como realmente quisiéramos, y lo vamos postergando. Es ahí donde debemos decirnos “NO” voy a empezar a escribir un verso cada día o una línea y a leer una hoja por día.
-          Recrea lo que quieres construir. Aunque sea parte de la realidad lo que vas a contar en tu historia, tomo solo los datos y construye una realidad alternativa. En poesía no escribas sobre la emoción, define a la emoción  a través de imagines impactantes, lo que te dije antes de las imágenes gastadas, busca nuevas imágenes para que causen un efecto sorprendente en el lector, en otras palabras da una pincelada significativa, el poema es una entidad visual. Y no te estreses cuando crees una imagen porque hay momentos que el lenguaje se eleva y se mece en el vacío y en otros deja de fluir, se cuaja negándose a salir.
-          Escribe siempre en dos tiempos: uno para crear y otro para corregir, no dudes en reescribirlo todo, si es necesario.
-          Cuando leas.Lee dos veces una como lector para saborear la historia y otra como autor para saber sus secretos y su técnica y anótalas.

En resumen: Escribe donde te inspires, no importa el lugar ni el ruido, que sea tu espacio, tu lugar, tu momento. Y recuerda lo único que hará reales a tus personajes es el modo en que los trates y como los diseñes. Del mundo real quédate con las sensaciones y reconstruye la historia. Los personajes en una historia se definen por lo que dicen y hacen. Y en poesía, trabaja la imagen de lo que quieres que el lector sienta que en definitiva es lo que sientes tú. Deja que el descubra a través del juego silábico las verdaderas intenciones de tu poema, no lo digas, muéstralo.

Ahora un ejercicio para liberar tu imaginación: Has una lista de diez puntos con las cosas que te gustaría ser  o hacer, una frase corta y luego escribe la historia o el poema. Por ejemplo.
Me gustaría ser una jirafa para llegar a esos lugares altos que nunca explore.
Quisiera viajar a otra galaxia para conocer a mi doble y saber si él escribe también.


SUERTE EN ESTA AVENTURA. BUCEA EN TU UNIVERSO Y POR SOBRE TODO CONFÍA EN TI Y ESCRIBE.