Ir al contenido principal

La otra cara del amor


Hay que cuidar, hay que sentir la pasión de ese cuidado. De los cuerpos; que como la poesía busca el sentimiento oculto en la palabra. Refugiarse, dejarse absorber por la orilla que recrea el silencio, por ese místico peligro que invadía mi juventud y lo plasmaba en personas que no quería amar. 
Resulta extraño mirar las fotografías de una época que probablemente, acabó antes de que se dijese esa última palabra. Palabra que quedó tan clavada como el alfiler que mi hermana hundía en el borde del molde de costura. Juego ansioso derredor del papel, círculos, formas que terminarían en un traje. Quién lo vestiría… Recuerdo que mientras trabajaba comenzaba a indagar con esa voz tan solemne que penetraba en el oído. Sus ojos, faros de luz, alumbraban el camino hasta mis pies. Ella gritaba,  su niño lloraba y esa acción silenciosa no llegaba nunca. Yo quería partir hacia la carta que faltaba en la baraja que mezclaba nuestro padre en sus manos y arrojarme al mágico puente para dejarme  llevar por la posibilidad de enamorarme.  Me sanaba la conciencia el no saber  si ese amor me rompería el corazón. Me quería ir. Desaparecer como la carta de la baraja, huir de esa vampírica sombra de mi casa, pero me retenían.




Una noche que el arrepentimiento subía hasta el poste que ahogaba las olas de mi saliva, llegamos al acuerdo de ser eso que necesitábamos “hermanas e hijas”. Hijas de una madre que posiblemente lloraba allí donde se encontraba y hermanas porque ya no había nada que ocultarnos ni que preguntar; ya no había nada contaminado o enfermo  entre el sí y el no. Éramos una familia y había que aprender a cuidarse mutuamente. Había que buscar en cada rincón de la casa esa nota musical para no abandonar el sueño que prometía el espacio, había que sonreír sin obligación. El silencio ya no podía pretender la falta de comunicación,  no podía pretender que tomáramos la raíz del problema y la plantáramos en medio de la sala para regarla cuando otro alud tocara fondo en vez de buscar  la solución.

Hay que cuidarse; eso nos enseñaron y hoy las palabras en ceremonia viven en libertad.   

                                        Publicado en el libro Relatos y prosas en el año 2015

Comentarios

Entradas populares de este blog

El yo poético y la voz del narrador

El poeta suele hablar en primera persona cuando crea el poema, es decir, en un yo poético. Recuerda siempre que, un poema se construye desde los silencios, de la distribución de las palabras en el papel, la medida, la sonoridad de las palabras y la relación de los significados de cada palabra y dicha construcción en el universo del poeta, la expresión de su sentimiento, la mirada que tiene del mundo, etc. Existen tres niveles de comunicación en un poema: Una interna, establecida por los personajes. Una externa, entre el autor y el lector reales. Una comunicación que media entre los dos anteriores que son el autor y el lector implícito. El yo aparece en el poema. Esta primera persona puede identificarse con el autor real, esto es la primera persona propia. Después está la primera persona ajena, este yo no puede identificarse con un autor real, es una voz ficticia tanto en el título como en el texto. Luego está la primera persona generalizada,  es cuando aparece un “nosotros” que es el ser …

Editorial física o virtual

Hola amigos amigas bienvenidos una vez más a mi universo. Quería contarles mi experiencia del por qué de una editorial virtual y no física. Cuando yo empecé hace unos años a darme a conocer, había una gran espera en las editoriales que iba mirando y no mire una sino varias.
Y llego el año en que se fundó el GLPI (Grupo literario palabras indiscretas) y me invitan a participar en él. Ya dentro de grupo cuando decidimos hacer la primera antología, se plantea el tema de las editoriales y surgen LULU y BUBOK. Ambas LULU y BUBOK son editoriales virtuales de impresión bajo demanda. Yo en lo personal ya buscaba una editorial y me puse a investigar un poco el funcionamiento y los resultados de ambas. Claro que uno siempre va aprendiendo sobre la marcha.  Que depósitos legales, que propiedad intelectual, código de barras, ISBN y demás trámites legales  que cuando recién empezamos no estamos ni siquiera informados, además de maquetar el libro, plantillas, cubiertas, formatos, en fin una serie de c…

La creatividad

Un poema nace de la emoción y se escribe con una actitud tranquila y serena. Al construir las frases de nuestros poemas usamos muchas figuras retóricas (metáfora, anáfora, metonimia, etc.), más los que recién empezamos. Pero su uso en exceso mata. Como decía Huidobro con los adjetivos: “el adjetivo cuando no da vida, mata”. Esto mismo pasa con las figuras retóricas.


Así como el tono y el ritmo es pedido por el poema. También el poema pide las figuras retóricas, así que tendrás que agudizar tu oído e intuir lo que piden tus versos y cuál será el efecto. Al fin y al cabo la combinación de palabras da ritmo al texto y a tu firma. No te olvides nunca de la imagen que queremos transmitir en el poema. Hay algunas figuras literarias o figuras retóricas, también llamadas recursos literarios que, son utilizadas por la poesía contemporánea y dan un vuelo a la escritura genial, aparte te ayudaran a conseguir un estilo propio y son las siguientes:
       A)Figuras de dicción o elegancias  Con ellas…