martes, 19 de abril de 2016

EL TREN DE ABRIL



La niebla acurrucada en los caminos
deja paso al eco circular de una luz
que se hunde en el soplo fugitivo  de tu boca.

Esa luz, bucea por  mi cuerpo y descubre
los rincones donde se esconden
los hechizos gobernantes del amor.
 
Se transforma en aliento,
se conjuga en diferentes tiempos
y acorta la distancia de tus manos y mi cuerpo.

Desentierra  de mi margen
la costumbre de extrañarte y observa
como se abren camino las caricia entre sueños. 

Como tu perfume entra
en mi espacio y vigila a  las sábanas
de su despertar del vacío,

mientras los sentidos se aglomeran
en el extremo del día que nace,

congelando al silencio.

                                                    Publicada en, el tren de abril, año 2014.

No hay comentarios:

Publicar un comentario