sábado, 11 de febrero de 2017

No sólo hay que escribir


La soñadora Emma, una joven de provincias casada con Charles Bovary, quien la ama pero es incapaz de comprenderla y satisfacerla, buscará la realización de sus sueños en otros amores, pasionales, platónicos..., pero ninguno de ellos logrará calmar su desesperada ansiedad y sus románticas inquietudes. La publicación de Madame Bovary (1856) provocó el escándalo de la burguesía francesa, esclava de mil prejuicios, y el proceso judicial que siguió contribuyó a un éxito editorial sin precedentes. Flaubert veía así cómo su obra servía más para satisfacer el morbo que para deleitarse en el caudal narrativo que contenía. Hoy, Madame Bovary es considerada el auténtico pórtico de la modernidad literaria.


Opinión


Impresionante. Me gusto mucho leer este libro. Para la época que se escribió es muy adelantado. Estoy acostumbrada a otro tipo de lectura y se puede decir que por momentos me aburrió un poco. Es muy descriptivo pero también se aprende a ver las cosas desde otro punto de vista. Te sitúa en Francia gracias a la precisión del autor, en la vida de cada una de esos matrimonios que rodean a los protagonistas. En definitiva me gusto cambiar un poco la lectura.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario