sábado, 3 de diciembre de 2011

ENVICIADO SILENCIO


¿Cómo sorprender al silencio?...

Cuando discurre tras la ventana paralizando mis movimientos.
Cuando el humo de su dolor se desprende estallando en pedazos,
desmembrando su alma y derramando su lamento sobre mí.

¿Cómo sorprenderlo? en su extravío.

Si cuando llega, enviciado de soledad rodea mi espacio.
Vanamente, recita promesas muertas de un amor olvidado.
Ante él quiero hablar, gritar y mi voz suena hueca

retumbando en los muros de su plegaria.

¿Cómo sorprenderlo? en su intento…

Tal vez una utopía.
Que ataje el mutismo que vuelca su ironía.
O tal vez…

un juego de palabras,

que derrame en mi boca

versos de un poema intranquilo

por callar las súplicas de un silencio aturdido,

reseco y lleno de desconsuelo...

¿Atrapará al enviciado silencio mi voz inquieta?...

Graciela Giráldez

Del poemario “Entre la utopía y la distopía”


No hay comentarios:

Publicar un comentario