miércoles, 1 de agosto de 2012

BUSCANDO EL CENTRO



Voy…

Descubro un suelo manchado por  palabras que no  escaparon de mi boca. Ellas, quedaron atrapadas en un enredo de lágrimas y saliva. Lágrimas, hambre de un sentimiento que se amontona en la grieta que mira al mundo.  ¿Y la saliva?..., prisionera encharca la alfombra de un tiempo que reclama libertad.

Sigo…

Se revela un  camino que  atraviesa y aleja  los recuerdos;  y acerca la  distancia. Él  golpea  mis sentidos que se abren al amanecer.  Amanecer,  llama que enciende la cresta de mi  fe.   ¿Y mis sentidos?...,  atentos  desnudan   la  belleza  de callar, de entregar, de amar y no esperar nada a cambio.

Encuentro…

El equilibrio del crepúsculo cuando salgo de ese  guante que cobija  el alma. Ella,  se dilata en una búsqueda constante de ese centro, donde  la esencia de la vida se hace   aventurera  a su paso por la  tierra.  ¿Y el crepúsculo?..., audaz  borra la huella del camino para perderse en mí.



Graciela Giráldez  – Junio 2010
Publicado en revista Brotes digital nº 15

No hay comentarios:

Publicar un comentario