lunes, 10 de julio de 2017

Revista Brotes Digital Nº 37 - El Suceder de las cosas

Aquí comparto otra tirada de la revista brotes digital donde han publicado otro de mis relatos en la sección "Aventuras en verso" Página nº 20 

Pinchar sobre el título para acceder a la revista: 

El suceder de las cosas  



Unos ojos cambiaron el sentido de mi sufrimiento y empezaron a suceder cosas en mi cuerpo. El primer cambio fue la voz. Se fue el chillido de la infancia y la agudeza que tenía mi voz en la juventud emanó hacia un nuevo centro. Ahora es grave, parece que saliera de debajo de mi garganta. He de acostumbrarme a su nuevo sonido, a su nuevo eco, que sólo repite lo que no quiero escuchar. Le siguieron las manos. Que cuando se dieron cuenta estaban vacías y huecas; acariciándose la una a la otra y escribiendo, lo que  no quiero leer. Luego siguieron los pies. Que no supieron detenerse y llegaron a tocar los objetos que la soledad deja morar  en un tiempo que no se puede ver, pero sí sentir.
También cambiaron mis sentidos y también, sucedieron cosas. El mundo se despobló en el umbral de mis labios y me abandoné en el peligro de no decir nada. Insistí en la búsqueda del significado del miedo, cuando el perfume de esos ojos me hacía soñar cosas, desconocidas para mi alma. Y lentamente comprendí,  que lo que hoy muere ante mis ojos también va cambiando de forma, como mi vida, que antes estaba llena de visiones y figuras y hoy sólo tiene temores y deseos no cumplidos. 
Así, fueron sucediendo las cosas, me volví más vieja y no sé cuando paso. El recuerdo me volvió más vulnerable y esos ojos me roncaron la voz. Yo sé que es imposible la eternidad y se acerca despacio ese tiempo de la madurez, de la soledad, como cuando me acerco al espejo para ver mi rostro sucedido por el tiempo.
Esos ojos, dueños de la ausencia se multiplican en la noche,  mientras me pierdo en la oscuridad del suceder de las cosas.
Graciela Giráldez – Marzo de 2015

No hay comentarios:

Publicar un comentario